Saludar al cliente genera beneficios con costo cero.

Publicado en oct 27, 2015 2-52 pm.

La rutina diaria en el punto de venta nos genera un nivel de estrés muy alto que se mezcla con las prisas y las urgencias del día a día de la propia actividad. Esto nos provoca, en más de una ocasión, el no actuar ni atender como se merece a cualquier cliente que entra a nuestro establecimiento. La relevancia de los detalles que no son importantes es vital, debido a que agrupan una serie de acciones significativas a realizar sin costo alguno, pero que hacen que nuestro cliente se encuentre más a gusto cuando está en nuestra tienda.

Tenemos un ejemplo claro de este tipo de acciones en el saludo. Esta acción provoca en nuestro cliente varios aspectos positivos:

• La educación y cordialidad al recibir un saludo.
• Poder observar que en el establecimiento el nivel de atención y preocupación por el cliente es muy alto.
• El cliente sabe que, si tiene alguna duda, dispone de personas que se preocupan por él y las tiene localizadas, ya que las ha visto. En más de una tienda ocurre a veces que, cuando tienes una duda, no sabes dónde está el personal para atender.
• El saludo también nos sirve para eludir al posible cliente que tiene alguna intención que no sea la de la compra, sino todo lo contrario (robo). Con un simple saludo podemos reducir hasta un posible robo.
• El cliente, en su próxima compra en la que tenga la necesidad de un producto de ferretería, a donde irá en primer lugar a comprar, sin duda, es el punto de venta en el que se le ha tratado bien.

Las diferencias en el trato y las atenciones hacia el cliente no tienen nada que ver con los productos o servicios que se ofrecen; ni será más caro un producto, ni será mejor; ya que no tiene que ver con el fabricante, tiene que ver con el establecimiento. Por este motivo, adquiere una importancia vital para la actividad poder aplicar esta serie de "micro detalles" y, en especial, el saludo, ya que este motivo tan insignificante puede generar ventas y, lo que es mejor, genera la fidelización del cliente hacia el establecimiento.

La mentalización hacia este tipo de detalles debe ser común para todo el equipo de ventas y reiterada por la dirección de la empresa con los empleados.

Atrás